El cáncer es una alteración biológica y genética de las células que componen los tejidos de nuestros órganos. Cuando estas células crecen muy rápido dan lugar a un tumor o nódulo, que es una masa de tejido no necesario. Un tumor se considera benigno cuando no invade ni destruye otro órganos y se considera maligno cuando invaden tejidos y órganos a su alrededor o se traslada a través de los vasos sanguíneos.

Según la Asociación Española contra el cáncer (AECC), entre el 75 y 80% de las afecciones cancerígenas tiene causa en agentes externos y entre un 5-10% se deben a la predisposición genética. En torno al 20-25% restante son debidos a mutaciones espontáneas de los genes o la acción de agentes carcinógenos.

Los síntomas que nos pueden alertar es un engrosamiento o bulto en cualquier parte del cuerpo, un lunar nuevo, una llaga que no sana, ronquera que no cesa, malestar después de comer, perdida de paso sin causa conocida, etc.

La mayoría de los factores de riesgo que producen el cáncer dependen de nosotros y pueden modificarse ya que son hábitos de vida pocos saludables como consumir alcohol, fumar, tener una mala alimentación y estar sometido continuamente a estrés.

Cada vez hay más evidencias científicas que relacionan la alimentación con la prevención del desarrollo del cáncer. Hay muchas recomendaciones en cuanto a la alimentación:

  • Hay que tener una dieta variada y equilibrada adaptada a las necesidades nutricionales de la persona.
  • Hay que tener una dieta rica en frutas y verduras ya que tienen una alta capacidad antioxidante y es rica en fibra
  • Hay que tener una dieta rica en fibra ya que sirve para que haya una proliferación de bacterias buenas en el intestino y ayuda a regular el tránsito intestinal.
  • Evitar el azúcar, puede producir desajustes metabólicos
  • Disminuir las grasas saturadas ya que fomentan el desarrollo de enfermedades como el sobrepeso
  • Evitar el consumo de alimentos procesados ya que tienen una gran cantidad de aditivos que no sabemos a ciencia cierta cómo actúan todos en nuestro organismo ni las interacciones que hacen

Como se puede ver un porcentaje muy alto de los cáncer son debidos a factores externos y mediante conductas saludables pueden prevenirse.