La diabetes es una enfermedad en la que se produce una elevación de la glucemia en sangre. Existen varios tipos de diabetes pero la más predominante a nivel mundial y que cada vez aumentan más los casos es la diabetes tipo 2. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la prevalencia mundial de la diabetes en adultos (mayores de 18 años) ha aumentado del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014

Esta diabetes se caracteriza por la resistencia de las células,  sobre todo las musculares y del hígado, a la insulina que secreta el páncreas.

La diabetes puede derivar problemas a nivel de las venas y arterias provocando una mala circulación. Por ello, hay que tener en cuenta algunos consejos como tener especial cuidado con los pies, la piel, etc.

Las personas que mayor factor de riesgo tienen de padecer este tipo de diabetes son las que tengan antecedentes con diabetes, tener una presión arterial alta, tener un bajo nivel de colesterol bueno (HDL), haber tenido diabetes en el embarazo, tener obesidad y sobrepeso, etc.

Para retrasar la aparición de esta enfermedad, hay que tener un control del peso saludable, hacer ejercicio regularmente (30 min al día), no fumar ya que hace que aumente la resistencia a la insulina y por último seguir un plan de alimentación saludable.

La alimentación ideal de una persona con diabetes debe ser variada y equilibrada, como en el resto de personas, y deben ingerir todos los grupos de alimentos existentes, pero deben intentar mantener, lo más estables posible, sus niveles de glucemia (azúcar en sangre).

El consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono provoca en el organismo un aumento del nivel de la glucosa en la sangre. Por lo tanto, el control de la cantidad de hidratos de carbono que se ingieren a lo largo del día, es esencial para mantener adecuados sus niveles de glucosa.

El índice glucémico de un alimento es la capacidad del mismo para aumentar la glucemia y varía, además del alimento de que se trate, de la forma de cocinado que le demos o del alimento que lo acompañemos.

Existen una serie de consejos que resultan particularmente útiles para los diabéticos,

  • Se recomienda comer pocas cantidades muchas veces al día (entre 5 y 7 comidas se considera lo ideal)
  • Limitar el consumo de alimentos con un alto índice glucémico.
  • Acompañar los alimentos con alto índice glucémico acompañados de grasa o fibra, ya que enlentece su absorción
  • Consumir la fruta muy poco madura
  • Consumir productos que contengan edulcorantes naturales como Stevia, Abedul,etc.