El enjuague bucal antibacteriano es un producto que utilizamos a diario para nuestra higiene y no sabemos que nos puede estar afectando a nuestra salud.

Los investigadores averiguaron que un componente de la dieta llamado nitrato reduce la presión sanguínea. Este compuesto está presente de forma natural en frutas y verduras, y es muy abundante en remolachas y verduras de hojas verdes, como espinacas, coles y lechugas.

En el 2013, investigadores encontraron la relación entre el enjuague, la presión sanguínea y nitrato. Todo este ciclo empieza por la cantidad de bacterias que tenemos en la boca y que forman la microbiota oral. Cada persona tiene entre 100 y 200 o más especies bacterianas en su cavidad bucal, que se encuentran en todas sus superficies. Algunas de ellas reducen el nitrato a nitrito. El nitrito se convierte en óxido nítrico en varias partes del cuerpo y afecta a diferentes procesos fisiológicos de manera positiva.

Cuando consumimos alimentos con nitrato, el compuesto químico llega a nuestro intestino, pasa a la sangre y llega a las glándulas salivales. Las glándulas salivales concentran el nitrato en la saliva.

Nuestras glándulas salivales hacen esto porque nuestro cuerpo no puede usar el nitrato, pero las bacterias de la boca, sobre todo de la lengua, sí pueden convertirlo a nitrito. El nitrito entra en la saliva, de la cual tragamos un litro al día, y aquí es donde los empiezan los efectos positivos.

El uso de enjuague bucal antibacteriano elimina por completo el efecto del nitrato en las glándulas salivales por lo que hace que aumente la tensión sanguínea.

Estos resultados indican que deberíamos evitar el uso excesivo de enjuague bucal antibacteriano. El mismo producto que hace oler su aliento tan fresco y mentolado también mata muchas de sus bacterias orales buenas, lo que perturba la simbiosis entre el cuerpo y la microbiota oral.

Es importante saber que cepillarse los dientes no aumenta la tensión sanguínea, hay que hacerlo de dos a tres veces al día. Además, hay que ser conscientes que no es conveniente la utilización de un enjuague antiséptico o antibacteriano de forma continuada. Debemos tener en cuenta que el enjuague que utilicemos habitualmente sea de uso diario para que no nos perjudique en este sentido.