La L-theanina es un aminoácido que supone más del 50% del total de los aminoácidos libres en el té verde. Se ha demostrado que influye sobre la actividad de las ondas cerebrales, lo que puede explicar porque las personas se sienten relajadas y mantienen toda la capacidad de atención después de beber té verde, a pesar de su contenido en cafeína.

Tiene la capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica y en el cerebro actúa incrementando neurotransmisores como la serotonina y el GABA, proporcionando relajación y mejorando el estado de ánimo. También aumenta los niveles de dopamina, mejorando así la motivación. Además la L- theanina ha demostrado tener efectos neuroprotectores, tanto a corto como a largo plazo.

A pesar de su efecto ansiolítico, no causa somnolencia, ni cansancio, ni falta de atención, al contrario, mantiene la mente alerta, mejora la concentración, aumenta la creatividad y mejora el estado de ánimo. Es un potente aliado contra el estrés y ansiedad.

Se puede recomendar L-theanina en estrés y ansiedad (por trabajo, épocas de exámenes, compromisos, ansiedad de picar en dietas de pérdida de peso), TDAH (aumenta la capacidad de atención y concentración y reduce la ansiedad), trastornos del sueño, menospauisa (cambios de humor, falta de autoestima, irritabilidad y personas de edad avanzada que se sienten desanimadas debido a la soledad), nerviosismo puntual ( ante una entrevista de trabajo, examen, situaciones que necesitamos reducir los nervios…)