La depresión post parto es una enfermedad que afecta al 10-15% de las mujeres. Se caracteriza por una tristeza intensa con labilidad emocional grave, y suele aparecer a las cuatro semanas del postparto.

El embarazo representa un cambio importante de la vida de la mujer. Puede generar diferentes estados emocionales, sentimientos y percepciones según la experiencia, habilidades y la forma de ser de la persona. Es el periodo de tiempo que abarca las primera 6-8 semanas después del parto, un periodo de adaptación a la nueva situación en la que se encuentra la madre. El estrés fisiológico y físico debido a las nuevas obligaciones de maternidad puede desencadenar la crisis.

Los factores de riesgo que pueden desencadenar una depresión post-parto son: embarazo no planeado, ansiedad, depresión durante el embarazo, falta de apoyo durante la crianza del bebe, etc.

Además de considerar los diagnósticos diferenciales que habitualmente se debiesen descartar frente a cualquier cuadro depresivo durante el periodo post parto es importante conocer los diferentes cuadros que se pueden dar. Disforia postparto (Trastorno transitorio que aparece los primeros días) se caracteriza por estados de ansiedad y ánimo depresivo. Lo tienen el 60% de las madres. Psicosis postparto, se caracteriza por una tristeza intensa con labilidad emocional y por último tristeza post parto, es un conjunto de síntomas de tristeza leves, insomnio y ganas de llorar sin motivos.

Para prevenir la aparición de esta enfermedad psicológica hay que tener en cuenta los factores de riesgo, además de tener una asistencia correcta durante el parto. Hay algunos test que se suelen realizar para la detección precoz en madres que sean más sensibles a padecerla. El más famoso es el test de la escala de Edinhburg. Este test se creó para asistir a los profesionales de la atención primaria de salud en la detección de dicha patología. El estudio demostró que las madres que obtienen resultados por encima del umbral del 92.3% es más probable de padecer alguna enfermedad depresiva.

El objetivo que se quiere conseguir es que la madre vuelva a estar como antes del embarazo. El desequilibrio emocional no se producirá si la madre toma las herramientas necesarias .