La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

La lactancia materna no siempre es posible debido al estilo de vida que llevamos hoy en día. El tiempo es, como norma, lo que impide que una madre pueda amamantar a su bebé. Debido a esto, se han desarrollado varios biberones que reproducen fisiológicamente las glándulas mamarias durante la succión y tetinas que imitan el pecho materno e incorporan bolsas anticolicos para evitar la entrada de aire, ayudando a reducir los cólicos gaseosos del bebe.

Las nuevas tetinas de los biberones anticólico simulan en forma, longitud y tacto el pezón materno como nunca antes. Su textura de silicona ultra-suave aporta una gran flexibilidad y parecido estético con la piel. El biberón incorpora una bolsa anticólico que funciona de la misma manera que lo hacen las glándulas mamarias: Se contrae al ritmo que el bebé va succionando sin necesidad de aire exterior para compensar el vacío que se produce dentro.

Un sistema eficaz que hace que las burbujas desaparezcan para evitar la ingesta de aire, ayudando a reducir los cólicos gaseosos del bebé e impidiendo, además,  que el aire oxide la leche y nutrientes, especialmente de la leche materna.

Si quieres saber más sobre este tipo de avances, visítanos.