El sol está cambiando y las radiaciones solares son cada vez más agresivas. Por eso nos tenemos que proteger todos los días del año del sol y utilizar un fotoprotector con una protección alta. Durante las épocas de verano para intensificar la protección,como complemento al fotoprotector, se puede tomar capsulas ricas en antioxidantes y vitamina D y así evitar la formación de radicales libres.

El sol es el encargado de radiar en nuestra piel rayos ultravioletas provocando efectos nocivos. Los rayos UVA y los UVB son los encargados de producir en nuestra piel el envejecimiento prematuro, que nos salga manchas en la piel, melasmas, etc. Sin embargo, hay otro tipo de radiaciones también peligrosas como son los rayos infrarrojos

Debemos saber que aunque no haga sol y esté nublado la radiación nos llega igual a la piel y sus efectos nocivos se pueden producir de la misma forma. Hay varios factores que influyen en como la radiación nos llega independiente de la estación del año

  • Altitud: En la montaña tienen más fuerza los rayos solares, ya que cuanta más altitud menos atenuación tienen.
  • Nubosidad: Esta puede atenuar, pero no bloquear los rayos solares. Dependiendo de cómo de densa sea la nube puede atenuar más o menos, pero los rayos pueden llegar a la piel de igual forma.
  • Latitud: La cantidad de radiación que llega a la superficie tiene que ver con la elevación del sol, cuanto más alta y más vertical, más radiación.
  • Superficie: La reflexión de los rayos varía según el tipo de superficie: la nieve refleja el 85% de los rayos, la arena el 17%, el agua el 5% la hierba el 3% y un 2% es asfalto. El SPF de nuestro fotoprotector deberá adecuarse a este dato, y utilizar niveles altos en la nieve y la playa pero también en el campo y la ciudad.
  • Oblicuidad:Hasta que llegan a nosotros los rayos solares recorren un largo camino por la atmósfera. Ese trayecto les hace perder intensidad. Dependiendo de la época del año y de la hora del día el camino es más directo y en consecuencia la radiación también. Los rayos UVB, que afectan a la capa más superficial de la piel y provocan las quemaduras, son más sensibles a la oblicuidad. Sin embargo, los UVA que alcanzan las capas más profundas y causan más daños, están presentes durante todo el año

Hay que estar muy concienciados con este tema ya que cada vez salen más casos de cáncer de piel y en nuestra mano está el atenuarlos. Lo más importante es utilizar fotoprotector todos los días del año.

Fuente: Cantabrialabs