Cada vez son más los adeptos a esta técnica , pero, ¿sabemos en qué principios se basa esta tradición médica?. En este artículo te explicamos los aspectos más característicos de el ayurveda.

El ayurveda es una ciencia holística, es decir, trata la enfermedad desde una visión global del ser humano, en lugar de tratar el síntoma como la medicina alopática busca el origen de la enfermedad y tiene en cuenta tanto las causas físicas, como las psicolgógicas.

Según esta antigua sabiduría, las patologías de nuestro organismo, o buena parte de ellas, son debidas a desequilibrios interiores. El objetivo principal del médico ayurvédico no es sólo curar las enfermedades, sino prevenirlas.

La medicina ayurvédica aplica  remedios y un estilo de vida respetuoso con nuestras necesidades y las de otros, de modo que se mantenga el equilibrio interior, que es la base de nuestro bienestar.

El Ayurveda tiene tres propósitos:

  • Mantener y preservar la salud.
  • Fomentar la salud.
  • Curar la enfermedad.

 

La palabra ayurveda es una palabra en sánscrito que significa literalmente Ayur “vida”, Veda “conocimiento”. Por lo tanto se define en términos generales como la ciencia de la vida. Define la vida “Ayur” como la combinación el cuerpo, los sentidos, la mente y el espíritu/alma.

El Ayurveda da mucha importancia a:

El  Ayurveda cree en cinco grandes elementos (tierra, agua, fuego, aire y espacio) para componer el Universo, incluido el cuerpo humano. Se cree que plasma, sangre, carne, grasa, hueso, médula ósea y semen son los siete principales tejidos constitutivos del cuerpo que corresponden a los elementos. Ayurveda destaca un saldo de tres sustancias: viento / espíritu / aire, flema y bilis, que representan a cada una las fuerzas divinas de los elementos.

Se cree que la construcción de un sistema metabólico sano, el logro de una buena digestión y la correcta eliminación conducen a la vitalidad. El Ayurveda también se centra en el ejercicio, yoga, meditación y masaje. Por lo tanto, es necesario abordar cuerpo, mente y espíritu / conciencia tanto individualmente como en unísono para garantizar la salud.