Con los cambios de temperatura bruscos y la llegada del frío, comienzan a ser más frecuentes los casos de gripe y resfriado.

Para prevenir estas infecciones, la mejor defensa es tener nuestro sistema inmunitario en plena forma. Para ello , hay que tener en cuenta cuidar algunos de nuestros hábitos, en Farmacia Llueca,  te  contamos cuales son los más importantes.

En primer lugar , resulta fundamental cuidar nuestra alimentación, debemos tomar a diario frutas y verduras, especialmente aquellas ricas en vitamina C, así mismo, debemos incluir en nuestra alimentación alimentos ricos en bifidobacterias ,como los yogures ,y reducir la ingesta de alimentos ricos en azúcares simples, ya que reducen la función de defensa de los glóbulos blancos.

Otro de los hábitos que está directamente implicado en el sistema inmunitario, es el estrés. Está demostrado que un nivel elevado de estrés provoca un sistema inmunitario deficiente, así, que debemos evitar situaciones de estrés e intentar tomarnos la vida de forma más relajada. Es recomendable realizar ejercicios de relajación y respiración profunda, si queremos tener nuestras defensas alerta.

Realizar ejercicio de forma frecuente, también es un hábito a tener en cuenta, ya que fortalece nuestra musculatura ayudándonos a tener un mayor nivel de energía , además, el deporte hace que liberemos de forma natural endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad que nos ayudarán a tener mejor ánimo y a afrontar mejor las situaciones de estrés.

Descansar adecuadamente es un hábito necesario, ya que, está demostrado que aquellas personas que duermen bien muestran un sistema inmunológico más fuerte que quienes se despiertan con frecuencia o tienen un sueño alterado.

Beber suficiente agua (entre 10 y 12 vasos al día), es otro de los hábitos vitales para nuestro sistema inmunitario, ya que, es la vía de eliminación de las toxinas del organismo.

Por último, existen medicamentos de origen natural que son capaces de estimular nuestro sistema inmunitario, complementos alimenticios a base de vitaminas y minerales, probióticos y prebióticos y medicamentos homeopáticos o bioreguladores que actúan estimulando las propias células responsables de la inmunidad.