La insuficiencia venosa es la incapacidad de las venas para realizar un correcto retorno de la sangre al corazón. Si las venas de las piernas pierden elasticidad, se deforman. Esto provoca que las válvulas que controlan la presión y el flujo de la sangre  no cierren bien, por lo que la sangre no asciende y se acumula en las extremidades inferiores. Este problema da lugar a una insuficiencia venosa y con ello a la aparición de varices en las piernas.

Algunos puntos a tener en cuenta para que no se produzca la insuficiencia venosa sobre todo en épocas de mucho calor son:

  • Colocar las piernas en alto:

Para las personas que trabajen sentadas con el ordenador, es conveniente utilizar un reposapiés. Y durante la noche, mejor dormir con las piernas elevadas. Con esto vamos a favorecer el retorno venoso.

  • No permanecer de pie periodos de tiempo largos:

 Si debemos hacerlo por motivos de trabajo o viajes largos, trataremos de mover frecuentemente los pies y las piernas, o en su defecto utilizar medias de compresión normal para favorecer el retorno venoso y evitar la pesadez o hormigueo de piernas.

  • Aplicar ligeros masajes en piernas:

Tenemos que realizar pequeños masajes ascendentes desde los pies hasta los muslos. Siempre de forma ascendente para favorecer el drenaje y el retorno venoso

  • Evitar la ropa ceñida así como los lugares con excesivo calor:

Las prendas de ropa muy ajustadas son desaconsejables porque pueden dificultar el retorno venoso. Además, es conveniente no estar expuesto a lugares con altas temperaturas, ya que estimulan la dilatación de las venas y la aparición de varices.

  • Usar el agua fría para las piernas:

Podemos activar la circulación alternando duchas no muy calientes con duchas frías en las piernas. Al finalizar, aplicaremos agua fría a las pantorrillas en sentido ascendente, para aliviar la sensación de pesadez.

  • Llevar una alimentación saludable:

El sobrepeso puede afectar a la circulación, por lo que, para prevenirlos, resulta clave seguir una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales. Contienen muchos antioxidantes por lo que facilitan la circulación.

  • No consumir tabaco ni alcohol:

Junto a la alimentación y la práctica de algún tipo de deporte, también debemos mantener unos hábitos sanos. El alcohol y el tabaco son vasoconstrictores por lo que no facilita la circulación de la sangre. Disminuir el consumo ayuda mucho a que no se nos produzca esa pesadez en las piernas

  • Tomar complementos alimenticios para ayudar a mejorar la circulación:

Si es necesario se pueden tomar complementos que contienen plantas para ayudar a mejorar la circulación de las piernas, sobre todo en verano.

Si quieres saber cual es el estado de la salud de tus venas, ven a la farmacia del 7 al 14 de Junio y hazte la prueba de retorno venoso venoscreen. Además, como profesionales te ofreceremos la mejor recomendación para el cuidado y mantenimiento de tus piernas