Los cambios de estación siempre repercuten a nuestra piel, por lo que esta se ve resentida. Las manos y la cara son las dos partes que más se ven afectadas. La capa protectora de la piel se alterada por el frío y los cambios bruscos de temperatura provocando irritación.

Según la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) las manos las debemos de cuidar durante todo el año y no solo en épocas de frío.

¿Cómo debemos cuidarnos las manos en invierno?

  • En primer lugar debemos usar todos los días guantes para que las manos estén protegidas del frío.
  • Utilizar a diario crema de manos para evitar que las manos se sequen de manera extrema y evitar la aparición de grietas por la presencia de la humedad del ambiente.
  • Exfoliar las manos 1 vez por semana para ayudar a regenerar la piel y que las cremas que utilicemos a diario puedan penetrar de mejor forma.
  • Utilizar mascarillas para manos 1 vez por semana para así ayudar a que las manos se hidraten de forma intensa y evitar la aparición de sabañones
  • Lavarse las manos con productos neutros para evitar irritaciones. En invierno es adecuado lavarse las manos de forma continuada ya que se acumulan gran cantidad de virus y bacterias.
  • Lavarse las manos con agua templada y no con agua caliente ya que ayuda a la deshidratación
  • Cuidar la alimentación: Aumentar el consumo de vitamina c y antioxidantes.
  • Evitar el consumo de tabaco, ya que aumenta la exposición de radicales libres en nuestra piel.